Buscar
  • Dr. Cesar Manuel Torres A

EL AMOR EN LOS TIEMPOS DE LA CIBERNÉTICA

Actualizado: mar 13


El amor es uno de los conceptos más explotados y menos entendidos.

Todo mundo ama, todo mundo entiende que es un punto de convergencia con otras personas, con la creación, la base misma de la célula de nuestra sociedad; en algún momento de nuestra historia social se convirtió en un dogma donde la consigna era “ama y no cuestiones” y entonces, todos hablábamos del amor de Dios muchas veces sin entender el concepto, ni tener el conocimiento mismo de Dios.


Hablábamos del amor filial y no sabíamos separar el amor mismo de la necesidad de realizarnos como personas y además repitiendo tradiciones, así nos encontramos con hijos maltratados, niños abandonados, personas en situación de calle.


Hablábamos del amor parental y vivimos muchos años repitiéndolo sin entender la diferencia entre esto y el agradecimiento, la obligación y el respeto.


Mucho tiempo amar en pareja era sinónimo de prometer, vivir un proyecto de vida en común, maniobrar para que esta unión fuera para toda la vida y “capotear” las patologías, justificando las variaciones y las regulaciones propias de los sistemas disfrazándolas de enfermedades y aberraciones malignas.


En esta época donde se hace cada vez más complejo entender la contaminación que provocamos a nuestro planeta, el dolor de la soledad mal entendida, el utilitarismo que nos hace “utilizar” a los demás, la tecnología que acerca a los que están lejos y aleja a los que tenemos cerca, la sustituciones “amorosas” que buscamos obsesivamente como falsos ídolos como el dinero, las religiones, el ejercicio, las mascotas, el exceso de trabajo; esa complejidad que hace que perdamos de vista nuestros valores y nuestra identidad, adoptando nuevos modelos y nuevos sueños que por mucho resultan inalcanzables, entonces nos inventamos Dioses, o falsos caminos que no acercan a ellos, compramos tecnología que nos da un poder que nos hace circular en mundos virtuales y nos hace ser habitantes de un planeta de ficción, entablamos relaciones que nacen de las redes sociales, “humanizando” imágenes ficticias que nosotros mismos creamos comprando nuestras propias mentiras, casándonos y descasándonos las veces que sea necesarias como para estar al nivel de la vorágine de información que para por nuestras pantallas, generando entonces tanto dolor como pueden generarlo los divorcios, la impotencia de compartir futuros, de no encontrar el placer, de buscar en vano nuestra identidad, sin entender nuestro origen, perdiendo cada vez más el religare que valga la redundancia debería volvernos a unir con nuestro origen…


Así pues nos encontramos con nuestra sombra social vuelta demonio encontrándonos con pederastas, feminicidios, falsos pastores espirituales, crimen organizado, pago de piso, cadáveres embolsados, huachicol que se defiende como si fuera un valor cultural, espíritus caídos y derrotados desde antes de luchar, homofóbicos, intolerantes, detractores del arte, anorexias, bulimias, violaciones, guerras, superposición del más fuerte por encima de nuestros iguales, y por encima de nuestra realidad ecológica… En fin...


¿Será que todo esto es solo una modificación del amor?

¿Será que las familias que se desarticulan lo hacen para que sus individuos sean más felices?

¿Será que los pederastas quieren encontrar el amor en un punto diferente al tradicional?, ¿Será que la guerra tiene como objetivo encontrar la paz de los pueblos?

¿Y que los genocidios son una purga que nuestra especie tiene que vivir para autorregularse de esta asfixiante sobrepoblación?

O ¿Que los homofóbicos tienen que manifestarse para poder defender a la familia y su función de seguir reproduciéndonos?

Y¿que el verdadero amor está en la imagen que se defiende de una manera tan característica en los desórdenes alimenticios

o simplemente que nuestra forma de amar debe cambiar.


La cibernética es una ciencia, pero también un mecanismo controlador de los sistemas, es decir; la cibernética es la capacidad que tienen los sistemas de auto regularse para poder mantener su equilibrio, es un término matemático, ecológico, sistémico, social, que se adecua perfectamente a la tecnología, los procesos comunicacionales, los fenómenos sociales, los efectos poblacionales y por supuesto a la evolución de nuestra especie en todos sus aspectos, de hecho este término le da forma a la naciente terapia familiar de finales de los 50´s del siglo pasado con Gregory Bateson el padre de la terapia familiar… Explicando con esto los cambios, las nuevas adquisiciones e incluso la destrucción de familias, paradigmas o mecanismos sociales complejos… Todo ello como mecanismo de adaptación.


Entonces, ¿el amor está evolucionando? ¿La violencia y la “descomposición social” es la resaca de alguna afectación del amor de estos tiempos? ¿Las nuevas manifestaciones de amor son solo ficción y pasaran de moda?

De ser así… ¿Concretamente, qué quedará cuando pase esta moda? ¿Qué se rescatará del amor en medio de esta vorágine de información?

O simplemente el amor es la manifestación de nuestra humanidad y nuestra sobrepoblación provoca que la cibernética reacomode nuestra forma de manifestarnos y evoluciona nuestra manera de amar?


Dr. Cesar Manuel Torres Arias

Dr. en medicina

Pscioterapeuta Familiar y de Pareja

14 de Febrero 2020



#estrés #desconectar #trabajo

3 vistas

PsicosaluD: Salud Integral para Todos

224230029

©2020 por PsicosaluD. Creada con Wix.com